Quiropodología

Consiste en un tratamiento con el que solucionamos las afecciones del pie de nuestros pacientes. Mediante nuestro trabajo nos encargamos de mejorar la salud de sus pies en sesiones que se centran en eliminar las durezas y callos, así como el corte y fresado de uñas.

Incluso si no se padece ninguna patología o afección, recomendamos acudir al podólogo de manera preventiva para que revise sus pies al menos 1 vez al año.

Nuestros servicios de quiropodología comprenden cuidados básicos del pie (eliminación de callos y durezas), pie diabético, dermatomicosis (pie de atleta), papilomas o verrugas plantares.

En nuestra clínica llevamos a cabo este tipo de tratamientos bajo estrictos controles sanitarios y con la máxima calidad.

Eliminación de callos y durezas

La hiperqueratosis, vulgarmente denominada como callo o dureza, es una zona de la piel en la que se produce acumulación de queratina correspondiente a la compactación de células muertas inertes de la epidermis en respuesta a un estímulo que puede ser el roce o presión excesiva.

Los callos y las durezas en la planta de los pies son el resultado de problemas subyacentes, como deformidades óseas, formas incorrectas de andar o el uso de un calzado inapropiado.

En otras personas existe una tendencia natural al desarrollo de dichas durezas debido a su tipo de piel.

 

Papilomas/Verrugas plantares

La presencia de verrugas comunes en la planta del pie se conoce comúnmente como papilomas. Este tipo de afecciones resultan del contacto directo de la piel de los pies con infecciones virales que se encuentran en la humedad de ciertos lugares, así como en la sudoración. Las verrugas plantares están causadas por un virus y se pueden reproducir. Un individuo que tenga una verruga podrá desarrollar verrugas adicionales.

Los lugares donde más se pueden contagiar los papilomas son: piscinas, gimnasios, duchas publicas, sitios donde pueda haber agua estancada, que es donde vive el virus del papiloma. No siempre que pisemos en estos lugares nos vamos a contagiar. Para contagiarnos tenemos que tener una herida en el pie o tener las defensas bajas, por eso es mas frecuente la aparición de los papilomas en niños y ancianos.

Existen dos tipos de papiloma:

·       Lesiones individuales. Consiste en piel engrosada en tonos amarillentos, marrones o blancos en las que se pueden observar puntos negros. Las verrugas plantares son confundidas a menudo con callosidades o durezas en la planta del pie, donde generalmente se ven, aunque también pueden aparecer en los dedos.

·       Lesiones  agrupadas en áreas de gran tamaño. A esta afección se le conoce como verrugas o papilomas en mosaico. Los pacientes con  esta lesión tienen que prestar especial atención en la limpieza del hogar (bañeras, duchas), así como no caminar descalzo para no contagiárselo a ningún familiar evitando que la infección se propague.

En la Clínica Jordán valoramos el tamaño y número de las lesiones nuestros pacientes y así ponerle el tratamiento más adecuado para la eliminación del papiloma lo antes posible.

 

Dermatomicosis (Pie de atleta)

El 90%  de la población tiene sus pies colonizados por hongos y bacterias. Aproximadamente siete de cada diez personas sufrirá de pie de atleta (tiña pedis) a lo largo de su vida. Sin embargo, esta infección común, en la mayoría de casos de carácter leve, no es tomada en serio por las personas afectadas, aunque sus consecuencias en casos extremos pueden ser serias. Un mal olor, picor entre los dedos o sudoración excesiva de los pies pueden ser los primeros síntomas.

El tratamiento de esta afección forma parte de los servicios de quiropodología con los que contamos en nuestra clínica y que buscan aliviar los síntomas.

Contacte con nosotros

Aquí